Iglesia de San Francisco

Iglesia de San Francisco


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La Iglesia de San Francisco (Iglesia de San Francisco) es la catedral principal de Bogotá, Colombia. El edificio actual data del siglo XVIII, pero las catedrales anteriores se encontraban en el mismo lugar desde la llegada de los conquistadores en 1557.

Historia de la Iglesia de San Francisco

La primera iglesia fue construida en este lugar por frailes franciscanos en el siglo XVI, y el magnífico retablo barroco de la iglesia se agregó en 1623: todavía se exhibe hoy y se considera uno de los aspectos más destacados de la iglesia. Representa a Dios como el Padre Eterno, completo con los apóstoles y una variedad de santos, y está cubierto de plomo dorado (apropiadamente, la iglesia está casi enfrente del Museo del Oro, el museo del oro).

Los cimientos y la estructura del edificio fueron severamente dañados por un gran terremoto en 1785, y posteriormente fueron reconstruidos poco después, aunque se llevaron a cabo algunas modificaciones relativamente importantes en el diseño y la estructura del edificio. Todo el complejo se extendió por varios bloques e incluyó claustros. y un convento.

Cuando Bogotá tuvo importantes mejoras cívicas a principios del siglo XX, los claustros fueron removidos para dar paso al Palacio de San Francisco. Más recientemente, el exterior ha sido despojado de su pintura blanca original. Las únicas partes originales que se conservan de la iglesia del siglo XVIII en la actualidad son la fachada principal, la torre y el presbiterio.

Iglesia de San Francisco hoy

La iglesia sigue siendo una obra maestra del barroco atmosférico, y el retablo y las capillas laterales son de particular interés. El sitio sigue siendo un lugar popular de peregrinaje para los católicos en Colombia, lo que agrega reverencia a la atmósfera.

Llegar a la Iglesia de San Francisco

La iglesia está ubicada justo al lado de la Avenida Jiménez y muy cerca de la parada del Museo del Oro TransMilenio. Es fácilmente accesible a pie desde otros lugares principales del distrito de La Candelaria de Bogotá.


Iglesia de San Francisco de Assisi

Situado en San Francisco en el sureste Valle de San Luis, Iglesia de San Francisco de Assisi es una iglesia católica que presenta elementos góticos y del Renacimiento de la Misión. Construido en la década de 1950 con bloques de hormigón y ventanas abatibles, el edificio muestra cómo la parroquia local adaptó las técnicas de construcción modernas a la arquitectura eclesiástica tradicional después de la Segunda Guerra Mundial. En 2012, la iglesia fue incluida en el Registro Nacional de Lugares Históricos.

En 1853-1854, la ciudad de San Francisco se estableció como uno de los primeros asentamientos en el Valle de San Luis. Ubicado a unas nueve millas al sureste de San Luis, fue iniciada por colonos hispanos a lo largo de San Francisco Creek y lleva el nombre del santo patrón de la ciudad, San Francisco. Al igual que otras aldeas hispanas de la zona, San Francisco se organizó rápidamente para satisfacer dos de las necesidades más urgentes de la comunidad: agua y culto. En 1860, los colonos habían cavado la zanja de San Francisco para riego y estableció un oratorio rústico (capilla) u otro espacio simple para el culto.

La primera iglesia formal en San Francisco se construyó alrededor de la época en que se estableció la Parroquia Sangre de Cristo en la década de 1880. Para 1889, una capilla de adobe con paredes de veinticuatro pulgadas y un techo plano estaba en uso justo al oeste de la iglesia actual. Después de que el Padre Samuel García se convirtiera en párroco de la Parroquia Sangre de Cristo en 1894, probablemente agregó un techo a dos aguas y una torre a la capilla, dándole una apariencia similar a la de Capilla de San Isidro en Los Fuertes, una iglesia de adobe de una sola nave construida aproximadamente en la misma época.

A mediados del siglo XX, la capilla de adobe tenía problemas estructurales tan severos que la comunidad decidió reemplazar el edificio en lugar de repararlo. En 1950 comenzaron a construir una nueva iglesia con fondos de Catholic Extension, una fuente crucial de asistencia para las pequeñas aldeas de Condado de Costilla que no podrían financiar una iglesia por sí mismos. La construcción fue supervisada por el padre Onofre Martorell, el pastor de la parroquia Sangre de Cristo y un destacado constructor de iglesias cuya influencia se puede ver en los pueblos de la zona.

La Iglesia de San Francisco de Assisi fue una de las últimas iglesias que Martorell construyó durante su mandato y reflejó un cambio hacia los materiales de construcción modernos, al tiempo que conserva las formas básicas y la sensación de una iglesia misional de adobe tradicional. Debajo de un revestimiento de estuco de cemento blanco, la iglesia de San Francisco estaba hecha de bloques de concreto en lugar de adobe y tenía ventanas abatibles con vidrio transparente. Diseñado por el pastor asistente, el padre Pedro Verd, el edificio combinó elementos góticos y del Renacimiento de la misión, con dos torres almenadas que enmarcan una bahía central coronada por una cruz. El interior tenía paredes de estuco blanco, pisos y bancos de madera, y un altar de madera tallada con estatuas de San Francisco, María y Jesús.

Aunque la construcción comenzó en 1950, la nueva iglesia no fue consagrada hasta el 6 de noviembre de 1960. Mientras tanto, el pueblo continuó usando la antigua capilla de adobe para servicios religiosos y eventos comunitarios. Las fotografías muestran que la antigua capilla todavía estaba en pie hasta 1962, pero no queda evidencia de ella hoy.

La Iglesia de San Francisco de Assisi sigue desempeñando un papel importante en la comunidad local. Durante el verano, un sacerdote de la parroquia Sangre de Cristo lleva a cabo la misa en cada iglesia misionera local en el área, incluido San Francisco. La misa todavía se lleva a cabo en español. Además, la comunidad se reúne en la iglesia durante la Semana Santa antes de llevar un modelo de la iglesia a San Luis para las celebraciones religiosas.


Antigua Iglesia de San Francisco en Quito, Ecuador.

La Iglesia de San Francisco, o Iglesia de San Francisco, en el centro histórico de Quito, Ecuador, es una de las iglesias más antiguas de América del Sur.

Fundada en 1535, esta enorme construcción de piedra y encalado ha sido testigo de casi 500 años de historia. ¿Qué podría decirnos de todo lo que ha visto? Quizás nos enteramos del mercado Inca en cuya tierra se colocaron las primeras piedras de la iglesia. Los pueblos indígenas de todas partes comerciaban bienes de las tierras altas de las montañas, el bosque nuboso, la selva y las playas del Ecuador.

El franciscano flamenco Jodoko Ricke expulsó el mercado, imaginando una iglesia para convertir el Nuevo Mundo. Con una superficie de ocho acres y medio, en su apogeo el complejo incluía una iglesia, dos capillas, un convento, seis pozos, dos huertos, una escuela, un cementerio y cuatro claustros con sus celdas, enfermería, panadería y cocina. San Francisco era prácticamente la ciudad.

¿San Francisco nos contaría las historias de los enterrados en su cementerio? Los quiteños indigentes no podían permitirse el sepelio dentro de los muros de la iglesia. ¿O los muros revelarían la verdad detrás de la leyenda de Cantuña? El arquitecto indígena fue amenazado con la cárcel si la iglesia no se terminaba a tiempo. Se dice que le prometió su alma al diablo a cambio de ayuda. Una piedra perdida, dejando la iglesia aún sin terminar, salvó a Cantuña de la condenación eterna.

Quizás escucháramos historias de las mujeres que sacaban agua de la fuente en su amplia plaza de piedra, o de los hombres entrenados por los franciscanos en pintura, herrería y piedra y madera. O tal vez San Francisco lo diría en lugar de los comerciantes y asistentes al mercado que se alinearon en las calles adyacentes durante siglos, eliminados solo recientemente por las regulaciones de la ciudad.

La relevancia de la Iglesia de San Francisco no ha disminuido con el tiempo, y el piso de madera gastado cruje con el movimiento de cientos de pies durante la misa dominical. La simplicidad del piso contrasta fuertemente con las paredes barrocas de pan de oro & # 8211 el artesonado mudéjar de piezas geométricas entrelazadas, el púlpito elaboradamente tallado sostenido en la espalda de un santo, las estatuas de santos con vestiduras de hilos de plata que recubren los muros.

¿San Francisco estaría satisfecho con la devoción de los quiteños? Año tras año, el ferviente catolicismo se exhibe en las jubilosas celebraciones del Domingo de Ramos, donde miles blanden cruces de palmas, y en las solemnes procesiones del Viernes Santo, cientos de penitentes con túnicas y encapuchados caminan descalzos por la Ciudad Vieja mientras decenas de miles dan testimonio. Pero los quiteños no limitan su espiritualidad a ocasiones especiales. Los devotos adoradores llenan un número impresionante de bancas todos los domingos.

San Francisco también presta su plaza para frecuentes reuniones cívicas y políticas. Fue aquí donde decenas de miles se reunieron pacíficamente e instigaron la caída de dos presidentes en los últimos años (1997 y 2000). En los días más tranquilos, la plaza acoge a limpiabotas y turistas, carpas que ofrecen de todo, desde pruebas de presión arterial hasta agua gratis, bandadas de palomas que surcan el cielo y regresan al suelo.

Cuando camines por la Iglesia de San Francisco, asegúrate de escuchar el susurro de las paredes.

Si vas:

La Iglesia de San Francisco está ubicada en la intersección de las calles Benalcázar, Bolívar, Sucre y Cuenca. El museo adyacente, el Museo Fray Pedro Gocial, exhibe arte religioso principalmente de los siglos XVI al XVIII y ofrece una vista de los claustros. Es a través del museo que se puede acceder al artesonado de la buhardilla del coro. El museo está abierto de lunes a sábado de 9:00 a.m. a 1:00 p.m., 2:00 p.m. a las 6:00 p.m., y los domingos de 9:00 a.m. a 1:00 p.m. La entrada cuesta $ 2.00. Las visitas guiadas están disponibles en inglés y en español.

Donde quedarse:
Hotel Patio Andaluz
El primer hotel boutique en el centro histórico, esta casa del siglo XVI fue renovada recientemente y ahora ofrece 31 habitaciones ligeramente austeras pero decoradas con buen gusto. Dobles: $ 200.00, suites, $ 250.00, más 22% de impuestos (desayuno no incluido).
García Moreno N6-52
La Posada Colonial
Una alternativa para un presupuesto más reducido está a unas puertas de distancia. También se encuentra en un edificio colonial renovado. Las habitaciones son cómodas y las dobles cuestan $ 30.00, impuestos y desayuno incluidos.
García Moreno 1160 Tel: 593-2-228-0282 correo electrónico: [email protected]

Dónde comer:
El Cucurucho de Santa Clara
Una cuadra al sur de San Francisco en Benalcazar y Rocafuerte. Este elegante restaurante abrió el año pasado en lo que era un mercado de la ciudad en el siglo XIX. Ofrece cocina de todo el Ecuador, la especialidad de la casa es el ceviche Cucurucho, servido con palomitas de maíz y nueces, según la tradición local. Abierto de martes a sábado, 12:00 p.m. a las 11:30 p.m., domingo 12:00 p.m. hasta las 4:00 p.m.
Hasta La Vuelta Señor
Construido en 1625, el Palacio Arzobispal (Palacio Arzobispal) en la Plaza de Independencia alberga varios restaurantes, incluido este sencillo café que ofrece cocina tradicional quiteña. El seco de chivo, el estofado de cordero y la empanada de viento, un relleno del tamaño de un plato lleno de queso, son especialmente buenos, al igual que los jugos frescos. Abierto de lunes a sábado, 12:00 p.m. a las 11:00 p.m., domingo, 12:00 p.m. hasta las 4:00 p.m.

Sobre el Autor:
Amy E. Robertson es una multitarea que escribe sobre viajes, comida y noticias, además de redactar copias de recaudación de fondos y propuestas de subvenciones. Su trabajo ha aparecido en Travel + Leisure, Christian Science Monitor y Ms. Magazine, entre otros. Amy, una ávida exploradora, ha vivido en cinco países (incluidos tres años en Ecuador) y ha viajado por el mundo en 60. Amy actualmente reside en Tegucigalpa, Honduras, con su esposo y dos hijos.
www.mediabistro.com/AmyERobertson

Créditos fotográficos:
Interior de la Iglesia de San Francisco por Diego Delso / CC BY-SA
Todas las demás fotografías son de Amy E. Robertson.


Categoría: Iglesia de San Francisco, Quito

La Iglesia de San Francisco es una de las más grandes del El Centro Histórico de Quito es el centro histórico mejor conservado y menos alterado de América Latina. Un área que se extiende sobre 790 acres con 130 edificios monumentales, más de 5,000 propiedades más pequeñas y numerosas iglesias y conventos de 500 años de antigüedad. El Centro Histórico de Quito es un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO que fue construido en lo que una vez fue una ciudad Inca del siglo XVI a una altitud de 2.850 metros en los Andes.

1060 ms 34,6%? 680 ms 22.2% Scribunto_LuaSandboxCallback :: getExpandedArgument 240 ms 7.8% Scribunto_LuaSandboxCallback :: getEntityStatements 220 ms 7.2% tipo 160 ms 5.2% Scribunto_LuaSandboxCallback :: getEntity 120 ms 3.9% Scribunto_LuaSandboxCallback :: 3.9% Scribunto_LuaSandboxCallback :: 100% gscribunto :: preprocesar 100 ms 3,3% fragmento 60 ms 2,0% [otros] 200 ms 6,5% Número de entidades de Wikibase cargadas: 13/400 ->


Iglesia de San Francisco

Nuestra calificación Barrio En el casco antiguo Horario de lunes a sábado de 7 a. M. A mediodía y de 3-5: 30 p. M. Dom. De 7 a.

San Francisco fue la primera iglesia construida en Quito. La construcción comenzó en 1535, solo 1 mes después de la llegada de los españoles. (Tardaron más de 100 años en terminar). Notarán que la Plaza San Francisco tiene una pendiente clara durante varios cientos de años, se asumió que seguía la forma de la tierra. Sin embargo, un grupo de arqueólogos ha descubierto que San Francisco se construyó sobre un templo Inca, razón por la cual la iglesia actual es mucho más alta que otras estructuras en Quito. Mientras subes las escaleras desde la plaza hasta la iglesia, no puedes evitar notar lo anchas que son las escaleras. Supuestamente, los arquitectos diseñaron las escaleras de esta manera para que, cuando te acerques a la iglesia, tengas que mantener la vista en los pies para ver hacia dónde vas; en otras palabras, te ves obligado a inclinar la cabeza con respeto.

Como La Compañía, San Francisco es una iglesia barroca importante, pero esta última es mucho más grande y, por alguna razón, se siente mucho más sombría. Los techos tienen un hermoso diseño morisco. En la entrada, como en La Compañía, notarás imágenes del sol, que se utilizaron para atraer a los indígenas a la religión cristiana. En toda la iglesia hay combinaciones de símbolos indígenas y católicos. Por ejemplo, el interior está decorado con ángeles en forma de sol, y los rostros de estos ángeles tienen características indias distintas.

El altar barroco en el frente de la iglesia tiene tres esculturas importantes: La parte superior es El Bautismo de Jesús (El Bautismo de Jesús), la parte inferior es una representación de Jesús de Gran Poder (Jesús Todopoderoso) y la del medio es probablemente una de las más importantes esculturas en Ecuador, la original La Virgen de Quito, diseñada por Bernardo de Legarda. (La Virgen de Quito fue el modelo del enorme ángel alado del Panecillo). Planee pasar entre 30 minutos y una hora aquí.


Portada de la Antigua Iglesia de San Isidoro (Arco de la Antigua Iglesia de San Isidoro)

Ver todas las fotos

Esta entrada es un talón

Este arco netamente gótico se encuentra en el centro del verde parque San Francisco de Oviedo. Parece un portal a un reino místico.

El arco es todo lo que queda de la Iglesia San Isidro, una iglesia medieval temprana construida en el siglo XIII que una vez estuvo no muy lejos en la Plaza del Paraguas de Oviedo. Generaciones de fieles, tanto ricos como pobres, pasaron por el ornamentado arco románico.

En la década de 1920, el gobierno local decidió demoler la iglesia debido a su estado de deterioro y la necesidad de construir más viviendas económicas para la creciente población de la ciudad. Por lo tanto, el edificio fue destruido, pero la entrada, quizás debido a su magnífica mampostería de piedra, se salvó temporalmente por los admiradores trabajadores de la demolición. Más tarde se salvó de forma permanente gracias a los esfuerzos de una sociedad histórica local que logró comprarlo y trasladarlo a otro lugar.

Unos años más tarde, el arco recibió un nuevo hogar en el parque San Francisco, donde el público en general podría seguir viéndolo. Allí permanece hasta el día de hoy, un elemento paisajístico atmosférico que, como todo en Oviedo, está inundado de historia local.

Saber antes de ir

El parque y su entrada se pueden ver de forma gratuita, simplemente camine alrededor del estanque de patos ornamentales y lo encontrará junto a una pequeña cafetería.


Basílica Menor y Convento de San Francisco de Asís

Historia y arquitectura amp
Iniciado en su forma actual en 1716, este edificio religioso fue el símbolo más importante de la presencia de la orden franciscana en La Habana. Es una nueva versión de una iglesia original, mucho más simple, terminada por los franciscanos en 1591, pero que fue seriamente dañada por las tormentas de 1680 y 1692, y por un huracán que derribó su torre en 1694.

La planta tenía forma de cruz latina, con techos abovedados, una nave sostenida por doce enormes columnas que representan a los Apóstoles,
mientras que su torre de 42 metros de altura era entonces la más alta de La Habana y la segunda más alta de Cuba después de la Torre Iznaga de Trinidad. Está coronada por una estatua de San Francisco de Asís, cuya cabeza fue cortada por un huracán en 1846. Nombrada por el Papa como una basílica, la iglesia se completó en 1739, se extendió hacia el sur hasta un convento franciscano, y fue considerada la principal casa de culto de La Habana.

En 1762, durante el año del control británico sobre La Habana, la basílica fue utilizada para los servicios anglicanos. A partir de entonces, la Iglesia Católica consideró que había sido profanada por los protestantes y nunca más sirvió como casa de culto, aunque los monjes continuaron ocupando el convento. En 1841, cuando se reinstauró la Orden de San Francisco, la Reina María Cristina de España ordenó el cierre del edificio y el traslado de los miembros de la orden religiosa. En 1907, la propiedad fue comprada por el gobierno y se convirtió en un almacén.

La iglesia marcó el punto de partida de la procesión del Vía Crucis del Viernes Santo que bajaba por la calle Amargura y terminaba en la Iglesia del Santo Cristo, en la Plaza del Cristo.

Para visitantes
Hoy en día, la iglesia, con su excelente acústica, es una de las mejores salas de conciertos de La Habana, hogar de la reconocida orquesta de cámara femenina Camerata Romeu y sede de una serie regular de conciertos clásicos, corales y contemporáneos. Aunque ya no es utilizado por los monjes, el antiguo convento, con sus exquisitos claustros de pisos y sus serenos patios llenos de helechos, está fuera del alcance de los visitantes.

La cripta de la basílica es el lugar de descanso final de numerosos aristócratas de los siglos XVII y XVIII, algunos de cuyos restos se pueden ver en el piso a la izquierda de la nave. Una figura gigante de Jesús en la cruz cuelga sobre el antiguo altar, hoy un escenario para artistas. Mire de cerca y verá que la pared del fondo detrás del escenario, que parece ser una extensión de la nave completa con columnas y pilastras, es en realidad un magnífico tromp l'oeil, hecho más impresionante por el hecho de que la pared en sí se inclina. imperceptiblemente a casi 45 grados.

La nave también alberga el Museo de Arte Sacro, un centro de exposiciones de arte al lado sur de la nave, con pinturas de José Nicolás de la Escalera y Vicente Escobar, misales con caparazón de tortuga, cubiertas de marfil y plata martillada, imágenes de madera policromada y registros de matrimonio precoz (uno para blancos y otro para mestizos y negros). También se encuentran aquí los sillones y el atril que utilizaron Fidel Castro y el Papa Juan Pablo II durante la visita de este último a la isla en enero de 1998.

Se llega a la torre a través de una destartalada escalera de madera que la desafía para disfrutar de hermosas vistas de la ciudad.

Detalles de admisión: Iglesia y museo CUC 2 Torre: CUC 1, menores de 12 años gratis


Sumario

La construcción de la iglesia y convento de San Francisco apenas inició alrededor del año 1537, tres años después de la fundación española de la ciudad, con la terminación de un templo provisional que se mantuvo hasta 1550, cuando se inició la construcción del edificio actual y que fue culminado hacia 1680. Aunque el edificio fue oficialmente inaugurado en el año 1705.

Construccion

Con el apoyo de la congregación franciscana europea, los clérigos belgas fray Jodoco Ricke y fray Pedro Gosseal, quienes llegaron a la ciudad dos años después de su fundación, lograron adquirir terrenos unos al costado suroeste de la Plaza Mayor, en el mismo lugar donde un día se había levantado el palacio de Atahualpa, el último gobernante Inca además de la gran plaza de intercambio de productos o tianguis y los asientos militares de los jefes de las tropas imperiales: Calicuchima y Quisquís. Es decir, el lugar tenía un enorme significado histórico y estratégico para el pueblo indígena que los franciscanos deseaban evangelizar.

«Con todo lo que he invertido en su iglesia, y en las torres que sobresalen en la ciudad, debería verlas desde aquí»Fue la primera expresión de Carlos V, Rey de España, para hablar del conjunto monacal y clerical de San Francisco que estaba financiando en la novela villa de Quito. Inmediatamente después, en tono muy orgulloso, declaró aquella célebre frase de que en sus imperios jamás se ponía el sol.

La primera etapa constructiva comprende un período de quince años: entre 1535, con la construcción de la iglesia y residencia provisional de los religiosos, y mediados de la década de 1650, con la construcción de la casi docena de claustros adyacentes al principal. Este es considerado el periodo constructivo más importante del complejo.

La segunda etapa constructiva corresponde a la ornamentación interna y complementación arquitectónica menor, y abarca el período comprendido entre 1651 y 1755. Durante estos años el auge y consolidación de la Orden se reflejó en el aumento de los bienes artísticos del Convento máximo. Su esplendor, sin embargo, se vio seriamente afectado a consecuencia del terremoto de 1755 que, entre otras cosas, destruyó el artesonado mudéjar de la nave principal de la iglesia.

La tercera etapa corresponde a un período de reconstrucción arquitectónica que se dio entre los años 1756 y 1809. A pesar de la secularización de las doctrinas, que provocó una disminución considerable de los fondos de la Provincia de Quito, los franciscanos dedicaron un enorme esfuerzo a la reconstrucción de las dependencias conventuales.

La cuarta y final etapa constructiva corresponde a las adecuaciones que la familia imperial realizó en la Capilla de Villacís, ubicada en el costado sur de la nave principal. Un altar dedicado a Santa Mariana de Jesús, patrona de la familia, y un mausoleo que albergaría los restos de la Casa de Sucre fueron añadidos en 1845.

Estilo

Los planos originales del templo fueron sometidos a diversos cambios a lo largo de los casi 150 años que demoró su construcción. Muchas veces estos cambios fueron "violentos y equivocados" a causa de los daños causados ​​por terremotos y la evolución del arte y la cultura hasta alcanzar finalmente la forma casi ecléctica con la que la conocemos hoy en día es por ello que San Francisco es uno de los monumentos de mayor importancia dentro de la arquitectura americana.

La fachada del templo refleja la presencia temprana, y por primera vez en América del Sur, de elementos manieristas, lo que lo convirtió en un punto de referencia de este estilo en el continente. La severidad renacentista y el manierismo exterior contrastan con la decoración interna de la iglesia, en la que se mezclan el mudéjar y el barroco bañados por pan de oro para dar un esplendor inusual.

En sus tres naves, San Francisco devela artesonados moriscos con lazos mudéjares, retablos profusamente decorados y columnas de diversos estilos. En el coro, la decoración mudéjar, original de finales del siglo XVI, se conserva íntegra porque la nave central se vio abajo con un terremoto y fue reemplazado por un artesonado barroco en 1770. Cielos mudéjares en los extremos, barrocos en la nave central, retablos llenos de imágenes, mascarones y querubines mirando al centro del Altar Mayor.

El complejo se completa con el Convento, en el que destaca la belleza arquitectónica del claustro principal, dispuesto alrededor del inmenso patio, en dos galerías superpuestas.

Capilla de Villacís

El caso más sobresaliente en la segunda mitad del siglo XVII fue el de don Francisco de Villacís que, el 6 de noviembre de 1659, fundó capellanía de diez mil pesos, impuestos a censo sobre sus bienes y de manera especial sobre la hacienda de Guachalá, situado en el valle de Cayambe, constituyéndose en su patrono. Luego de su muerte la capilla debería pasar a sus hijos legítimos, a falta de estos, al natural que tuviese, y no existiendo herederos directos, nombró como su sucesor a su hermano Juan de Villacís. Quedando establecido que los gastos de ornamentación de la capilla correrían a cargo de su patrono, han sido encargados a fray Antonio Rodríguez.

Mausoleo Imperial

En 1845 la emperatriz Mariana tomó el patronazgo de la Capilla de Villacís para convertirla en el sitio de descanso eterno de la familia imperial, construyendo en la nave derecha un mausoleo que albergaría los restos de los Sucre, aunque sin prever a los futuros descendientes. Actualmente, en el Mausoleo Imperial reposan los restos de las siguientes personas:

Cripta Imperial

Tras la muerte y entierro de sus padres y tíos, el emperador Leopoldo I notó que no había lugar para futuros monarcas quiteños en el Mausoleo Imperial de la Capilla de Villacís, por lo que mandó a construir una cámara subterránea con bajo entrada el altar, con 30 espacios destinados a los restos de los futuros soberanos de Quito y sus consortes, así como los de él mismo y su esposa. Estipuló además de que los Príncipes de Sucre, así como sus cónyuges e hijos tendrían como lugar de entierro el Camposanto Imperial, en una parcela de las tierras agrícolas del Palacio de El Deán que acondicionó especialmente para ello.

Actualmente, la Cripta Imperial alberga los cuerpos de las siguientes personas:

Capilla del Pilar de Zaragoza

La Capilla de Santa Marta, del Comulgatorio o del Santísimo, al extremo izquierdo del altar mayor, fue dedicada desde la segunda mitad del siglo XVIII al culto de la imagen de la santísima Virgen del Pilar de Zaragoza, traída de España por fray José de Villamar Maldonado, copia exacta de la obra del escultor Pedro de Mena. En el año 1671 se estableció la cofradía y a sus hermanos se les concedió tres años más tarde la antigua bóveda de la Orden Terciaria. Al parecer, ésta estuvo en vigencia hasta mediados del siglo XIX, inscribiéndose sus últimos hermanos en el año 1848.

Capilla de Cantuña

Originalmente llamada Capilla de la Cofradía de la Veracruz de Naturales, se trata de una de las capillas laterales del convento, ubicada al extremo sur del atrio, y que está dedicada a la veneración de la Virgen de los Dolores y de San Lucas, el evangelista.

Fue entregada por los franciscanos a la Cofradía de la Veracruz de Naturales, formada por los más hábiles escultores y pintores indígenas de la ciudad de Quito, quienes inmediatamente iniciaron su construcción en 1581. A finales del siglo XVII fue entregada a la Tercera Orden Franciscana y a la Cofradía de la Virgen de los Dolores. Los cofrades de la Veracruz se encapricharon por convertir la capilla en un auténtico relicario de joyas únicas, por lo que la colección de arte que albergó desde su inicio, entre óleos, frescos y esculturas, le han dado fama como una de las más exquisitas del continente y el apelativo de la Capilla Sixtina de América. Sin embargo, para 1763 los indígenas ya perdido todo derecho, y por sucesivos decretos se había autorizado el espacio para el culto de la Virgen de los Dolores, patrona de una cofradía también de pintores y escultures, pero esta vez mestizos y blancos, que había ganado mayor prestigio con el pasar del tiempo.

Según la leyenda recogida por el proto-historiador del Reino de Quito, el padre Juan de Velasco, Cantuña fue hijo de Hualca, quien habría ayudado a Rumiñahui a esconder los tesoros de Quito para librarlos de la codicia hispana. Urgido alguna vez para que revelase el secreto de los bienes que gastaba con prodigalidad a pesar de ser solo un indígena, Cantuña dijo que había hecho pacto con el diablo. Acaso para redimirse de tal pacto, Cantuña colaboró ​​con mucho dinero de su bolsillo para ver la capilla finalizada y que desde entonces lleva su nombre.


La primera iglesia en Quito

Los frailes Jodoco Rique, Pedro Gocial y Alonso de Baena colocaron la piedra angular de la primera iglesia franciscana en todo el Ecuador el 25 de enero de 1536. La estructura simple de adobe y caña, similar a la iglesia más antigua de Ecuador, originalmente se llamó Conversión de San Pedro, en honor a la fiesta religiosa de ese día.

Consagrado en 1605, el monasterio se consideró terminado por la construcción de su fachada en 1618. Durante las siguientes décadas, se llevaron a cabo varios otros proyectos, incluida la legendaria construcción del atrio, para dar como resultado el complejo que vemos hoy. Desafortunadamente, grandes terremotos en 1755 y 1868 dañaron extensamente la iglesia. De hecho, en un momento u otro, la mayor parte de la iglesia ha sido reconstruida con la excepción del coro.


Historia de La Iglesia de Santa Cruz de la Canada

1600-1680: Las familias que llegaron al actual pueblo de San Juan de los Caballeros con Don Juan de Onate en 1598 se trasladaron al actual área de Santa Cruz hacia 1600. Se establecieron granjas en suelos fértiles a lo largo del Río de Santa Cruz y se construida cerca de la zona de Sombrillo. Las familias residieron en el área de Santa Cruz hasta la Revuelta Pueblo de 1680 cuando todos los colonos españoles fueron exiliados de Nuevo México por los indios Pueblo.

1692-1695: El gobernador Diego DeVargas restableció el asentamiento español de Nuevo México al establecer la primera Villa de Nuevo México en Santa Fe en 1692. La segunda villa de Nuevo México se estableció en Santa Cruz (Santa Cruz de la Canada de los mexicanos Españoles del Rey Nuestro Señor Carlos Segundo) en 1695 por el gobernador Diego DeVargas. Los colonos adoraban en la capilla anterior a la Revuelta Pueblo ubicada en Sombrillo cerca del río.

Familias fundadoras: Ángel, Aragón, Córdoba, Esquibel, Flores, Hernández, Mascarenas, Martínez, Medina, Mirabal, Miranda, Montes, Moya, Quintana, Sánchez, Sandoval, Snatistevan, Sena, Silva, Tafoya y Ulibarri. 2do grupo: Armijo, Atencio, Crespin, Lovato, MartinezMuniz, Olivas, Ortiz, Pena, Ramirez, Tenorio, Valenzuela, Vigil, Archibeque y Gurule.

1732-1733: La pequeña capilla cerca de Sombrillo sufrió daños irreparables por la inundación del río. En 1732, el gobernador solicitó al virrey permiso para construir esta iglesia. El permiso se otorgó en junio de 1733. La construcción del cuerpo principal de esta iglesia de adobe comenzó el mismo año y duró hasta 1748. La Capilla Norte fue construida antes del siglo XIX y estaba dedicada a San Francisco de Asís, patrón de la Arquidiócesis. Esta Capilla también fue conocida como Capilla Penitente. Fue aquí donde los Penitentes adoraron antes de construir su propia Morada.

Hasta que se estableció la Arquidiócesis en 1850, era costumbre que el Obispo de Durango, México, enviara sacerdotes al norte para visitar e inspeccionar las iglesias / misiones bajo su jurisdicción. Estas inspecciones e inventarios han proporcionado un registro único del contenido y la arquitectura en desarrollo de esta Iglesia. Los pastores residentes también dejaron registros muy completos.

There is such a wealth of information available about the great history of Santa Cruz de la Canada, and while the book published in 1983 is currently out of print, efforts are being made to compile a new publication. Please refer back to this page for future updates.

The historic Iglesia de Santa Cruz de la Canada - Mother Church of Northern New Mexico- built in 1733, has been designated a State and National Historic Site.

Fray Andres Garcia painted the altar screen bewteen 1765 and 1768. The Santa Cruz de la Canada Paris, under the guidance of the Sons of the Holy Family Priests restored the altar and the Church in 1979.


Ver el vídeo: The Iglesia de San Francisco Vacation Travel Video Guide


Comentarios:

  1. Wardley

    Pido disculpas, pero en mi opinión admites el error. Puedo defender mi posición. Escríbeme en PM, discutiremos.

  2. Raj

    ¡no! ¡SÓLO SE PUEDE CONOCER EL PENSAMIENTO POSITIVO!

  3. Domhnull

    El punto de vista autorizado, es tentador

  4. Febei

    ahora una pregunta: ¿¡quién me sacará de debajo de la mesa!?

  5. Fenrimuro

    Felicito, por cierto, este brillante pensamiento cae en este momento

  6. Cristofor

    La elección es complicada para ti

  7. Tewodros

    Sugiero ver un sitio que tiene mucha información sobre este tema.

  8. Jasontae

    Sí ... estamos demasiado lejos de esto ...

  9. Lansa

    sin duda impresionante!



Escribe un mensaje